Bienvenidos a este blog en el que podremos compartir recursos de la Web y Web 2.0. que utilizamos en nuestras clases para mejorar nuestra práctica diaria. Somos conscientes de que la incorporación de la Web 2.0. transformó a la web en un medio netamente social en el que la interacción de personas desde cualquier lugar del mundo hizo posible compartir ideas, trabajos, proveer feedback, y trabajar cooperativamente creando redes cada vez más complejas y ricas en contenidos, en fin, una actividad multiplicadora de recursos.Aplicaciones como blogs, multimedia sharing y otros servicios nos permiten comunicarnos y compartir contenidos en forma más rápida y eficiente. Visiten los sitios sugeridos a continuación.

TIPO DE TUTORIA APLICABLE EN PROYECTO EAD DE MI CÁTEDRA DEL ESPACIO DE LA PRACTICA DOCENTE II EN EL ISFD N° 55 DE ESCOBAR

UNIVERSIDAD CAECE
LOCALIZACIÓN: C.A.B.A.
POST GRADO: Planificación, Administración y Evaluación de la Educación a Distancia"
ALUMNA: Domínguez Gabriela
FECHA: 14  de Septiembre   de 2010



TIPO DE TUTORIA  APLICABLE  EN  PROYECTO EAD DE  MI  CÁTEDRA  DEL  ESPACIO  DE LA PRACTICA DOCENTE II  EN EL   ISFD N° 55 DE ESCOBAR 

Objetivos: 

Establecer:

  El tipo de tutoría que acompañará a mi proyecto. 
  Las ventajas y limitaciones que han orientado la elección. 
  Las características de un posible encuentro presencial



INTRODUCCIÓN

En la educación a distancia  el papel del tutor adquiere una relevancia significativa, ya que es él  quien  por medio de su actuación dialéctica con el alumno  hace posible el proceso de enseñanza-aprendizaje, guiando y orientándolo en el camino  hacia la concreción de las consignas  que se le presenta.
 En trabajos anteriores hemos comentado las cualidades que un tutor virtual debe poseer, como también las  funciones que eventualmente deberían desarrollar, de acuerdo a cada contexto y  tipo de proyecto en cuestión
En el caso específico del proyecto que se plantará en el ISFD N° 55, y  debido a ciertos factores tales como  la falta de presupuesto, y de docentes capacitados  en la institución que puedan complementar la tarea del tutor, tareas  tales como la del evaluador y o el contenidista, que normalmente son parte de un equipo interdisciplinario,  el tutor de este proyecto, además de  ocuparse de  las funciones especificadas en el trabajo anterior, y que  tienen que ver con la relación con el alumno, el proceso de enseñanza y aprendizaje, y los referidos a su  relación con la institución de destino,  debería también ser responsable de la selección de los contenidos, del diseño de actividades y evaluaciones y de la evaluación  de los alumnos a lo largo del desarrollo del  proyecto.  Esta aparente desventaja, puede convertirse en  una ventaja logrando que los usuarios reciban un servicio más operacionalizado, y a la vez más eficiente ya que el tutor contaría con toda la información que necesitaría sobre los alumnos: su perfil,  sus motivaciones, intereses  y necesidades,  e información a cerca   de la etapa de aprendizaje en  se encuentran los alumnos en determinado momento del curso. Esta información es de gran utilidad para  la selección  de contenidos, ya que tutor los adaptaría al perfil de los alumnos, lo  que además haría más coherente el diseño no solo de las actividades, sino también de las evaluaciones, ya que todo el proceso estaría concentrado en una sola persona.  Veamos lo que opina   la  Lic. Ana Schmid  en relación a al  tutor “integrado” en su trabajo “Tutorías: los rostros de la educación a distancia”


“Me estoy refiriendo a la posibilidad de concentrar en un solo profesional las funciones de especialista en contenidos, tutor y evaluador. Esta combinación muestra las siguientes ventajas: el tutor posee aptitudes suficientes para modificar y/o actualizar contenidos, puede transformar actividades porque reúne la información del alumno, de la disciplinar y de la metodología,  puede articular nuevas actividades y propuestas de trabajo, puede evaluar y calificar ponderando otros elementos de juicio.
Si el programa prevé encuentros presenciales, este tutor que llamaremos integrado, es quien se encuentra en mejores condiciones no sólo de coordinar el evento sino de diseñar actividades de aprendizaje que permitan la generación de nuevas síntesis a partir de los logros previos obtenidos con el proceso a distancia.”

Pero además de  determinar las funciones del tutor en relación con el proyecto de referencia, debemos reflexionar a cerca de  que tipo de tutoría  demandará este proyecto.  Deberemos preguntarnos si utilizaremos tutorías  totalmente a distancia, o si también se necesitará  utilizar encuentros esporádicos para brindar una mejor calidad en el servicio a los usuarios, y de ser así, considerar que tipo de  técnicas se utilizarán durante los encuentros.  Pues este es el tema que desarrollaremos en la siguiente sección. 

DESARROLLO


Una vez que tenemos en claro las funciones que el tutor de este proyecto ejercerá, deberemos establecer que tipo de tutorías se utilizarán para llevarlo a cabo.  Pues bien, si consideramos que este proyecto tendrá una duración de dos meses, y ésta sería la primera experiencia de forma virtual que tendrían los alumnos  de la institución, deberíamos pensar que  implementar tutorías presenciales esporádicas, para que los alumnos reciban  el apoyo que puedan necesitar durante el proceso sería una opción muy interesante.

 Pero que tipo de ayuda brindaría esta tutoría?  Claro, si buscamos que el alumno sea autónomo, estas consultas no deberían estar relacionadas, por ejemplo, con explicaciones  a cerca de la teoría detrás de la práctica, sino, con los  problemas que los alumnos puedan encontrar  cuando resuelvan las consignas, o con aclaraciones de índole más personales, es decir, estos encuentros tendrían el propósito brindar una mano facilitadora pero siempre teniendo en cuenta que los alumnos son los verdaderos responsables de su aprendizaje. En este caso,  la tutoría presencial, serviría de  instancia para marcarles a los alumnos que aspectos de su trabajo  necesitarían mejorar, o clarificar dudas sobre los textos, u  orientarlos en la búsqueda de información, pero tratando de que su trabajo sea producto de su elaboración y su propia reflexión. 

  El autor Ivaro Galvis, en su trabajo  “La Tutoría como Servicio de Apoyo en el Estudio a Distancia”  menciona  que tipo de ayuda se les brinda a los alumnos  en la UNED en las tutorías presenciales y las clasifica  según el tipo de consulta en: personales,  de forma y de fondo:

“Entre los problemas que atenderá el tutor están los siguientes:

a) Personales: 

  Deficiencias en los hábitos de estudio. 
  Carencia de conocimientos previos. 

b) De Forma: 
  Errores en la impresión de los textos. 
  Problemas en la redacción u organización del texto. 
  Oscuridad en las instrucciones de ejercicios, tareas o autoevaluaciones. 
  Aclaraciones acerca de calendario de asignaciones, tutorías presenciales y servicios de apoyo audio y/o visual en los Centros por medios masivos de comunicación. 

c) De Fondo: 
  Problemas en: comprensión del contenido, solución de tareas, o de ejercicios de autoevaluación, preparación de exámenes. 
  Inquietudes sobre: qué debe estudiar para los exámenes, cómo estudiar para ellos, en qué forma son y cómo contestar las preguntas de los exámenes. 
  Documentos o ayudas para tutorías presenciales.” 


Esta clasificación resulta muy útil para establecer de ante mano, y con el conocimiento de los alumnos, la naturaleza del apoyo que recibirán durante el desarrollo del proyecto. Pues los usuarios deben tener  claro que estos encuentros no son de naturaleza expositiva, sino que el docente responderá preguntas  acerca del desarrollo del trabajo en cuestión.

De este modo, queda determinado que en este proyecto se implementarán  tutorías on-line y  tutorías presenciales que tendrán lugar cada 15 días  en  la institución de destino.  Por otro lado, y considerando el tipo de trabajo que tendrán que realizar los alumnos, que será mayormente cooperativo y reflexivo, las consignas serán resueltas en grupos de no más de 3 tres personas, lo que implicaría que la tutoría presencial será de modalidad  grupal.

 Otro factor a determinar sería que tipo de técnica será la más apropiada para utilizar en los encuentros. Pues bien,  debido a la naturaleza de  las reuniones   que  se llevarán a cabo,   estos encuentros se realizarán  en forma de entrevista. La entrevista grupal favorece la comunicación de los alumnos con el tutor y brinda una instancia en la que los alumnos pueden compartir sus dudas a cerca del desarrollo de la consigna. El tutor, por su parte, y a través de distintas técnicas como dinámicas de grupo, la discusión de videos y o el estudio de  casos relativos a distintas  experiencias  en torno a la docencia, puede enriquecer  el contenido de la entrevista, que se realizará con el siguiente formato:

  establecer los objetivos de la entrevista
  determinar los puntos específicos que se abordarán
  ejecutar resolución de problemas, clarificación de dudas y  posibles cambios de rumbo en el desarrollo de la consigna.
  Evaluación y cierre   

El libro “La Educación a Distancia y la Función Tutorial”, publicado por la UNESCO para centro América y Panamá, nos habla de las etapas o fases que toda entrevista debe presentar:

“En una entrevista de grupo es indispensable tener en cuenta las tres
Fases que de manera fundamental ocurren, como son:

  La fase del deshielo, que es la fase de comienzo, la cual exige
una orientación especial por parte del tutor para que no se eternice
y para que el grupo pueda adquirir su seguridad interior, su
seguridad relacional y la seguridad en relación con el problema,
asunto o asuntos que se tratarán en la entrevista.

  La fase de confrontación o desarrollo, en la cual se da cita
toda la temática que constituye la esencia de la entrevista.

  La fase de resolución, en esta fase el grupo comprueba o llega
a sus resultados, o sea al aprendizaje a través de las dudas, problemas
Inquietudes que trajeron a la entrevista.”

El autor utiliza una metáfora interesante para describir esta primer fase de toda entrevista, en la que el tutor debe crear vínculos con  los alumnos, brindándole  las herramientas que el alumno necesita para el inicio del curso, y a la vez haciéndolo sentir capaz de cumplir con el desafío al que se enfrenta. En  segunda fase, la de confrontación, los alumnos presentan los temas sobre los que tienen dudas y sobre los cuales necesitan  alguna  aclaración. Evidentemente, la última fase, la de resolución es la que adquiere mayor relevancia, ya que durante esta etapa, tiene lugar el aprendizaje, en el momento en que los alumnos pueden visualizar la respuesta  que han venido a buscar. 
De este modo, quedaría conformado el sistema de tutorías que se brindará a los alumnos involucrados en el proyecto: Tutorías virtuales, complementadas con tutorías grupales presenciales en forma de entrevista.

CONCLUSION

La tutoría, por lo tanto, constituye uno de los pilares fundamentales en la formación de modalidad virtual, concebida  como una intervención didáctica encaminada a resolver problemas y atender consultas relacionadas con los contenidos de formación , orientando y, asesorando al alumno en el trabajo con los materiales didácticos de que se dispongan. Las tutorías presenciales, a su vez contribuyen a crear el vínculo afectivo necesario entre  los alumnos y el profesor, las cuales por medio  del uso de distintas técnicas permiten al profesor hacer sentir al alumno  más seguro en su caminar.  

Sin embargo, el tutor deberá estar capacitado y deberá disponer de ciertas
actitudes  y cualidades  como las que ya  enumeramos en trabajos anteriores para desempeñar las funciones que le serán encomendadas, con éxito.  Es  por ello que debemos ser conscientes de la necesidad  crear espacios de  capacitación que prepare a   docentes de modalidad presencial para que ellos también   puedan formar parte de este cambio de paradigma en la educación. La capacitación de tutores virtuales es el primer paso  del proceso de trasformación y mejora  educativa al que toda institución con miras al futuro debe someterse. A la luz de esta necesidad,  en el próximo trabajo no ocuparemos de desarrollar un plan de capacitación para tutores acorde con el tipo de proyecto que desarrollaremos en la institución de destino.